Ir al contenido principal

Qué comer cuando eres intolerante a la lactosa

Te encantan los lácteos, pero no siempre te caen bien al organismo. Buenas noticias: incluso si eres intolerante a la lactosa, aún puedes comer bien y sentirte fantástico. Con unos pocos cambios, puedes seguir disfrutando de esos alimentos que te encantan.

Los lácteos como parte de una comida

1. Come lácteos como parte de una comida completa

Los lácteos necesitan un complemento, es más fácil digerir la lactosa cuando se combina con proteínas y grasas, ¡así que no los comas solos! Por ejemplo, en lugar de comer queso solo, hornéalo junto con la lasagna u otro plato que contenga proteínas, carbohidratos y grasas.

Queso añejado bajo en lactosa

2. Elige quesos añejados que sean bajos en lactosa por naturaleza

¿Dejar de comer queso? ¡Nunca! En su lugar, elige quesos que contengan baja cantidad de lactosa. Los quesos añejados duros como el cheddar, suizo o parmesano son más fáciles de digerir que los quesos blandos como el feta, mozzarella o ricotta.

No comer lácteos por un tiempo

3. Reduce los lácteos, luego vuelve a incorporarlos a tu dieta de manera pausada

Los productos lácteos contienen nutrientes esenciales que no se deben quitar completamente de tu dieta. Para controlar los síntomas de la sensibilidad a los lácteos, prueba reducir la ingesta de lácteos y luego vuelvo a consumiros en cantidades más pequeñas, y siempre junto con otros alimentos. Esto te permitirá evaluar la cantidad de lactosa que tu cuerpo puede manejar.

Cultivos activos

4. Agrega yogur con cultivos activos a tu dieta

Muchos yogures contienen probióticos y cultivos vivos que facilitan la digestión. Cuando deseas comer algo dulce, mezcla yogur con frutas o granola, o agrégalo a un batido. Mezcla un poquito de yogur natural en la sopa de tomate, o mézclalo con hierbas frescas y sal marina para obtener una deliciosa salsa.

Cambia de producto

5. Cámbialo

Es hora de recuperar los alimentos que deseas, sin los molestos efectos secundarios. Sigue preparando tus recetas favoritas, como macarrones con queso, malteadas o puré de papas cremoso, al sustituir un producto lácteo regular por el mismo producto LACTAID® sin lactosa.

Explora nuestros productos »

Recetas que no te provocan malestar

Recetas para intolerantes a la lactosa

Recetas que no te provocan malestar

Nuestros productos


Helado LACTAID® de Menta con Trozos de Chocolate

Helado LACTAID® de Menta con Trozos de Chocolate

1 2 3 4 5
(26)

Ahora puedes disfrutar de este clásico sabor sin malestar alguno. Fresco...

Tabletas Masticables LACTAID<sup>®</sup> Fast Act

Tabletas Masticables LACTAID® Fast Act

1 2 3 4 5
(78)

Ahora nada puede impedirte comer los alimentos que te encantan. Nuestros...

Pastillas LACTAID® Fast Act

Pastillas LACTAID® Fast Act

1 2 3 4 5
(359)

No dejes que la lactosa te impida comer. LACTAID®...

Pastillas LACTAID® Original Strength.

Pastillas LACTAID® Original Strength.

1 2 3 4 5
(17)

Manejar tu intolerancia a la lactosa es más fácil que nunca. Toma hasta...

Páginas

Leche LACTAID® Reducida en Grasa al 2%

Leche LACTAID® Reducida en Grasa al 2%

1 2 3 4 5
(193)

No creerás que es 100% sin lactosa. Recibe nutrientes esenciales como el calcio,...

Disponible en:

32 oz, 64 oz, 96 oz

Páginas