Estás aquí

Preguntas frecuentes

¿Cómo sé si mi sensibilidad a los lácteos es intolerancia a la lactosa?

Tus síntomas podrían estar causados por diferentes afecciones (por ej. síndrome del intestino irritable (IBS), intolerancia a la lactosa o alergia a la leche). Un prueba sencilla puede ayudarte a determinar si la lactosa en los lácteos te está causando molestias. Sigue este enlace para hacer la Prueba de digestión de lácteos. Ten en cuenta que, si no estás seguro de cómo reaccionará tu sistema digestivo, te recomendamos que hagas la prueba el fin de semana o en cualquier otro momento en que puedas quedarte en casa. Si esta prueba indica que podrías sufrir de intolerancia a la lactosa, deberías confirmar el diagnóstico con tu doctor. Si eres intolerante a la lactosa, la Familia de Productos LACTAID® puede ayudarte a disfrutar de los lácteos sin molestias.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir un azúcar llamado lactosa, que se encuentra principalmente en la leche y en los productos lácteos. Normalmente, el intestino delgado produce una enzima llamada lactasa, que descompone la lactosa en dos azúcares simples, la glucosa y la galactosa, que pueden ser absorbidas en la corriente sanguínea. Cuando el organismo no produce suficiente lactasa, la lactosa no es digerida en su totalidad, lo cual puede causar un malestar leve o severo.

Algunas personas tienen una tendencia mayor a padecer intolerancia a la lactosa. Entre ellos se incluyen los hispanos, asiáticos, afroamericanos y descendientes de judíos. También afecta más a los adultos que a los niños, ya que el organismo produce menos enzima lactasa a medida que las personas envejecen.

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Los síntomas más frecuentes de la intolerancia a la lactosa incluyen:

1. Dolor abdominal
2. Diarrea
3. Gases
4. Inflamación

Estos síntomas pueden ser desde leves a severos, dependiendo de la cantidad de lactosa consumida y el grado de deficiencia de lactasa. Algunas personas que producen poca cantidad de lactasa podrían tolerar porciones pequeñas de lácteos y otros alimentos que contienen lactosa. Los síntomas aparecen en cualquier momento a partir de los 30 minutos y hasta dentro de las dos horas posteriores a la ingesta de lácteos.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa puede ser difícil de diagnosticar solamente a través de los síntomas, ya que existen otras afecciones que producen síntomas similares. La mejor forma de confirmar esta afección es a través de pruebas específicas solicitadas por tu médico. Y si resultara que no eres intolerante a la lactosa, las pruebas podrían revelar otras afecciones que te pueden estar causando malestares.

La prueba de autodiagnóstico más común para medir la absorción de lactosa en el sistema digestivo es la prueba de digestión de lácteos. Si esta prueba indica que podrías sufrir de intolerancia a la lactosa, deberías confirmar el diagnóstico con tu médico. Si lo desea, tu médico puede realizarte una prueba de hidrógeno en el aliento para diagnosticar la intolerancia a la lactosa.

¿Cómo se trata la intolerancia a la lactosa?

Aunque no existe cura para la intolerancia a la lactosa, es muy fácil de tratar.
Los mejores métodos son:
1. Saber qué productos contienen lactosa. Tener en cuenta que nuestro organismo tolera mejor algunos productos lácteos que otros, como el yogur y otros productos lácteos fermentados, y los quesos duros y añejados.
2. Usar los productos de marca LACTAID® para disfrutar de los lácteos que te gustan sin sentir malestar.

Tengo síntomas cuando ingiero ciertos productos lácteos, pero no todos. ¿Por qué pasa esto? Si no experimento síntomas con todos los lácteos, ¿significa que no soy intolerante a la lactosa?

El grado de deficiencia de lactasa es diferente para todos y por eso tu sensibilidad a cada producto lácteo será diferente. Algunas personas que producen poca cantidad de lactasa podrían tolerar porciones pequeñas de lácteos y otros alimentos que contienen lactosa.

Muchas personas que son sensibles a los lácteos pueden tolerar el yogur. Los cultivos vivos del yogur pueden ayudar a descomponer la lactosa. Alimentos como los quesos duros o añejados (el cheddar o suizo añejados, por ejemplo) contienen menos lactosa que la leche, por lo que resultan más fáciles para digerir.

La marca LACTAID® también ofrece muchos productos sin lactosa incluyendo leche, helado y queso cottage. Por eso, puedes seguir disfrutando de los lácteos que siempre te han gustado. Para saber más sobre los niveles de lactosa de tus alimentos favoritos, haz clic aquí.

Soy sensible a los lácteos con lactosa, ¿cómo puedo disfrutar de los lácteos sin malestar?

La buena noticia es que no debes privarte de los lácteos. Puedes consumir la leche, el helado y el queso cottage LACTAID® sin lactosa. Hemos descompuesto la lactosa para que puedas disfrutar
sin preocupaciones.

También ofrecemos Suplementos Dietéticos LACTAID® para ayudarte a disfrutar de todos los lácteos que te gustan, en cualquier momento y lugar. Los suplementos contienen lactasa, una enzima natural que, cuando la tomas con tu primer bocado de cualquier producto lácteo, puede ayudarte a digerir los productos lácteos y a evitar que los síntomas aparezcan.

¿Cómo descomponen la lactosa en sus productos?

Los Productos LACTAID® contienen lactasa, una enzima natural que ayuda a descomponer la lactosa (el azúcar presente en los alimentos lácteos tales como la leche, el helado o el queso) en dos azúcares simples (galactosa y glucosa) que son de fácil digestión. Si la lactosa no se digiere correctamente, puede provocar gases, inflamación, dolor estomacal y/o diarrea. Los productos LACTAID® pueden ayudar a aquellas personas que tienen sensibilidad a los lácteos a causa de la lactosa a digerir esos productos sin molestias estomacales.

¿Cómo noto la diferencia entre la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche?

Con frecuencia se confunde la alergia a la leche con la intolerancia a la lactosa porque algunos síntomas son similares. Pero en realidad son dos afecciones muy diferentes. La alergia a la leche consiste en una reacción del sistema inmunológico, mientras la intolerancia a la lactosa afecta al sistema digestivo, cuando hay insuficiente cantidad de enzima lactasa para descomponer la lactosa.

La alergia a la leche aparece cuando el sistema inmunológico no reconoce a una o más de las proteínas lácteas como inofensivas, y reacciona en contra de ellas. Las dos proteínas lácteas que son conocidas por causar reacciones alérgicas son la caseína y el suero. La caseína y el suero también están presentes en muchos otros alimentos procesados. Los que más riesgos presentan de sufrir de alergia a la leche son los bebés y los niños pequeños, viéndose afectados entre el 2 y 3% de la población mundial. Si bien los síntomas pueden ser severos, es bueno saber que la mayoría de los niños superan la alergia a la leche alrededor de los dos o tres años de edad.

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir un azúcar llamado lactosa, que se encuentra principalmente en la leche y en los productos lácteos. Normalmente, el intestino delgado produce una enzima llamada lactasa, que descompone la lactosa en dos azúcares simples, la glucosa y la galactosa, que se pueden absorber y pasar a la corriente sanguínea. Cuando el organismo no produce suficiente lactasa, la lactosa no es digerida en su totalidad, lo cual puede causar un malestar leve o severo.

Consulta a tu médico para que te ayude a determinar qué afección sufres y qué tipo de dieta es la que más te conviene.

¿Cómo puedo saber más sobre las ofertas de productos de marca LACTAID® ?

La marca LACTAID® tiene una variedad de productos - desde leche hasta helado y queso cottage, y suplementos que pueden ayudarte a digerir otros lácteos que te gustan.

¿La Leche LACTAID® tiene los mismos nutrientes que la leche regular?

La Leche LACTAID® es 100% leche de verdad, como cualquier otra marca de leche. La Leche LACTAID® contiene todos los nutrientes presentes en la leche regular, como el calcio, las vitaminas A, D y B12, el potasio, la riboflavina y las proteínas.

¿La Leche LACTAID® tiene el mismo gusto que la leche regular?

La Leche LACTAID® tiene el mismo sabor que las otras marcas, si bien algunas personas notan un sabor ligeramente más dulce. Esto se debe a que la lactosa ya se encuentra descompuesta en otros dos azúcares de fácil digestión, que son más dulces. La Leche LACTAID® no contiene azúcar agregada.

Me resulta difícil encontrar productos LACTAID®, ¿cómo puedo consultar las tiendas que los venden?

¿Has probado utilizar nuestro localizador de productos para encontrar productos LACTAID® en tu área? Aquí esta el enlace. Si no encuentras el producto LACTAID® que necesitas con el localizador de productos, la mejor manera de hacerlo es solicitárselo al gerente de la tienda para que pueda ordenarlo. Los minoristas deciden si quieren vender el producto, y si es así, cuántos desean ordenar. A menudo, comienzan a ofrecer un producto que no venden normalmente cuando los clientes lo solicitan.

¿La Leche LACTAID® contiene la hormona de crecimiento bovino genéticamente modificada (rbGH/rbST)?

No. La Leche LACTAID® viene de vacas que no son tratadas con hormonas de crecimiento artificial (rbGH/rbST). No se ha comprobado ninguna diferencia significativa entre la leche que deriva de vacas con tratamiento de rBST, y otras sin tratamiento.

¿Por qué la fecha de vencimiento de la Leche LACTAID® es posterior a la de otras marcas de leche?

La Leche LACTAID® es sometida a un proceso de ultra-pasteurización, lo que permite que dure más tiempo si está debidamente refrigerada. Este proceso no afecta el gusto ni los valores nutricionales de la leche. Una vez abierta, la Leche LACTAID® debe consumirse dentro de una semana para disfrutar óptimamente de su sabor, como sucede con otras marcas de leche.

¿Por qué algunas de las Leches LACTAID® son fortificadas con calcio?

Todas las Leches LACTAID® tienen el calcio que esperas de otras marcas de leche regular. Sin embargo, la Leche LACTAID® también viene en versiones fortificadas con calcio, que permiten consumir la dosis diaria de calcio requerida con menos vasos de leche. La Leche LACTAID® Fortificada con Calcio contiene una forma de calcio de alta calidad (fosfato de calcio tribásico).

¿Es seguro tomar Suplementos Dietéticos LACTAID® diariamente?

Sí. Los Suplementos Dietéticos LACTAID® contienen una enzima lactasa natural y tienen un excelente perfil de seguridad. Se digieren con el alimento consumido y no permanecen en el organismo. Los Suplementos Dietéticos LACTAID® deben ingerirse de acuerdo a las indicaciones del paquete.

¿Es importante en qué momento tomo los Suplementos Dietéticos LACTAID®?

Los Suplementos Dietéticos LACTAID® deben tomarse con el primer bocado de cualquier producto lácteo para que surtan su máximo efecto. Tomarlo mucho tiempo antes o mucho tiempo después de consumir productos lácteos disminuye la interacción de la enzima lactasa con la lactosa en tu sistema digestivo.

¿Con qué frecuencia se deben tomar los Suplementos Dietéticos LACTAID®?

Los Suplementos Dietéticos LACTAID® deberían utilizarse cada vez que se consumen productos lácteos. Pueden tomarse todos los días con cada comida y deberían ingerirse con el primer bocado de cualquier producto lácteo. Si es necesario, puedes tomar 2 suplementos. Si continúas comiendo alimentos que contienen lácteos luego de 30 a 45 minutos, toma otro suplemento.

¿Cuántos Suplementos Dietéticos LACTAID® puedo tomar por día?

Puedes tomar Suplementos Dietéticos LACTAID® cada vez que consumes productos lácteos. Los Suplementos Dietéticos LACTAID® pueden usarse con cada comida y cada refrigerio, todos los días.

¿Cómo sé cuántos Suplementos Dietéticos LACTAID® debería tomar por cada comida que ingiero?

Dependiendo de la comida que estás comiendo y su nivel de lactosa, junto con tu sensibilidad a la lactosa, deberás tomar uno o dos suplementos con tu primer bocado de lácteos. Si continúas ingiriendo lácteos luego de 30 a 45 minutos, te recomendamos tomar otro suplemento.

¿Los Suplementos Dietéticos LACTAID® son aptos para los niños?

Los niños mayores de 4 años los pueden utilizarlos todos los días, cada vez que consumen alimentos lácteos.

¿Los Suplementos Dietéticos LACTAID® son naturales?

Los Suplementos Dietéticos LACTAID® contienen una enzima lactasa que trabaja naturalmente con tu cuerpo.

¿Son kosher los productos LACTAID®?

Todos los productos LACTAID® son kosher, han sido certificados por la Unión Ortodoxa y pueden usarse todo el año, excepto durante la Pascua Judía.

¿Los productos LACTAID® contienen gluten?

La mayoría de los productos LACTAID® no contiene gluten. El único producto que contiene gluten es el Helado LACTAID® de Galletas con Crema.

¿Se pueden utilizar los productos LACTAID® durante el embarazo o la lactancia?

Los productos LACTAID® pueden ser utilizados por cualquier persona que tenga dificultad para digerir la lactosa en los alimentos lácteos. Las mujeres embarazadas o en período de lactancia deben conversar sobre su dieta, incluyendo los alimentos lácteos, con su médico.

¿Puedo cocinar y hornear con Leche LACTAID®?

¡Por supuesto! La leche LACTAID® es leche de verdad y puede usarse para cocinar y hornear. Para obtener ideas de recetas, revisa lacolección de recetas LACTAID®.

Cuando salgo con amigos o mi familia y deseo comer productos lácteos, ¿qué puedo hacer para prevenir los síntomas?

Con los Suplementos Dietéticos LACTAID® puedes disfrutar de los lácteos en todo momento y lugar. Llévalos contigo cuando salgas y podrás ingerir cualquier comida con lácteos. LACTAID® Dietary Supplements can be taken every day with every meal and should be eaten with your first bite of dairy.

Veo que la Marca LACTAID® tiene Helado y Queso cottage y me gustaría probarlos. Cuando uso el localizador de productos, no encuentro ninguna tienda cerca en mi área que los venda. ¿Cómo puedo comprarlos?

If you tried the Product Locator and you still didn’t see the LACTAID® Product you were searching for, then the best thing to do is to ask your store manager so they can order the product. Los minoristas deciden si quieren vender el producto, y si es así, cuántos desean ordenar. A menudo, comienzan a ofrecer un producto que no venden normalmente cuando los clientes lo solicitan.

¿Se puede congelar la Leche LACTAID®?

La Leche LACTAID® se puede congelar, pero no lo recomendamos. Los cristales de hielo que se forman durante el proceso de congelamiento pueden cambiar los componentes de la leche, lo que puede causar su separación. Congelar y descongelar la leche puede dañar también el paquete y disminuir la vida útil. Sin embargo, hacerlo no afectará el valor nutricional.

Si decides congelar la Leche LACTAID®, descongélala lentamente en el refrigerador (aproximadamente 48 horas por cuarto). Agítala bien luego de congelarla/descongelarla.

Es difícil encontrar el Yogurt LACTAID™ en la tienda. ¿Dónde puedo encontrar este producto?

Lamentamos informarte que este producto ha sido discontinuado. Te aseguramos que esto solo afecta al Yogurt LACTAID™, ya que seguimos ofreciendo nuestros demás productos lácteos 100% sin lactosa. ¡Ingresa a nuestra página "Dónde comprar" para encontrar productos lácteos LACTAID® cerca de ti!

Siempre compro la Leche LACTAID® 70% sin lactosa, pero ya no la encuentro en mi tienda. ¿Dónde puedo encontrar este producto?

Lamentamos informarte que este producto ha sido discontinuado. Te aseguramos que esto solo afecta a la Leche LACTAID® baja en grasa y 70% sin lactosa, pero aún ofrecemos la leche LACTAID® baja en grasa y 100% sin lactosa. Visita nuestra página "Dónde comprar" para encontrar la leche LACTAID® baja en grasa y 100% sin lactosa en un minorista cercano.